¿Es el desayuno la comida más importante del día?

 

Cuántas veces habremos escuchado esta frase…

 

Acompañada de muchas otras como:

“Si no desayunas no rendirás en el colegio o el trabajo”,

“Necesitas azúcar para funcionar durante el día”,

“Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”…

 

Como bien hablé en otro artículoresulta que este tipo de frases no tienen realmente una evidencia científica, son más bien mitos, instaurados en nuestra sociedad y que han ido pasando de generación en generación.

 

Siempre me gusta hacer especial hincapié en conocer qué objetivo tiene cada uno, pero pongamos el ejemplo de una persona que quiere perder grasa.

 

Lo que realmente afectaría al final del día para cumplir su objetivo, no es la hora a la que ingiere cada alimento, sino que el balance energético sea negativo.

 

Es decir, que las calorías gastadas superen a las consumidas, para que se dé la quema de grasas.

 

MI DESAYUNO

 

A mí, personalmente desayunar me encanta. Siempre he preferido despertarme con tiempo para prepararme un buen desayuno y disfrutar de ese tiempo con tranquilidad.

 

La verdad, empiezo el día con otra actitud.

 

De hecho, si te soy sincera, me voy a la cama por las noches pensando en el desayuno

 

Desde pequeña es mi comida favorita sin duda, y aunque ahora no desayuno lo mismo que hace años, creo que por mucho que pase el tiempo, le dedicaré la misma preparación y cariño.

 

Antes me encantaba tomarme un buen bol de leche con cereales antes de ir al cole. Con el tiempo, aquellos cereales “chocolateados” pasaron a ser otros que vendían como “integrales”. Y algún día también me daba por las galletas.

 

En la actualidad, mis desayunos son bastante más elaborados.

 

Me encanta empezar el día con un buen tazón de café con leche y algún endulzante como la stevia. Y por supuesto mis tostadas (una de pan de espelta o de centeno (según me de) con tomate y aguacate, o tomate y jamón serrano con rúcula), y otra de mermelada casera o sin azúcares con queso fresco.

 

Alguna vez innovo con algún porridge de avena con toppings como plátano, arándanos, trocitos de chocolate, frutos secos, coco rallado… 

 

Y después de contarte mi opinión sobre el desayuno y la rutina que yo llevo personalmente, quiero presentarte a estas personas que han participado contándome su visión sobre el tema, así como lo que suelen hacer ellos en su día a día con esta comida.

 

Les formulé dos preguntas:

  1. ¿Es el desayuno para ti la comida más importante del día? ¿Por qué?
  2. ¿Qué rutina llevas a la hora de desayunar?

 

LAURA SANTISTEBAN (YOGA ES MI RESPUESTA)

  1. Creo que un buen desayuno es importante para romper el ayuno nocturno, llenarnos de nutrientes y afrontar el día con energía, pero no creo que sea más importante que el resto de las comidas.

 

Cuando hablo de un “buen desayuno” no me refiero a cantidad sino a calidad porque si el desayuno va a consistir en alimentos procesados llenos de azúcares casi mejor no desayunar.

 

También creo que, si no tienes apetito al levantarte, no tienes por qué hacerlo, puedes esperar sin que cunda el pánico. Es importante respetar los ritmos de nuestro cuerpo, aunque, en ese caso, deberíamos equilibrar mejor la ingesta de comidas a lo largo del día.

 

Sin duda, para mí, el desayuno, es la comida que más me gusta del día y la que más disfruto. Ya desde niña me levantaba pensando en él, es posible que haya cogido ese hábito y ya no soy capaz de empezar el día sin él.

 

2. Siempre he sido de levantarme una hora antes para dedicar tiempo al desayuno. Ahora con el peque, él es nuestro despertador madrugador y desayunamos los tres juntos en el salón muy temprano.

 

Lo primero que hago es beber un vaso grande de agua templada (a veces con limón) para despertar mi organismo. Además, esto me ayuda a prevenir el estreñimiento.

 

Nuestro desayuno es bastante abundante y solemos comer siempre lo mismo.

 

Empezamos comiendo fruta variada (mis kiwis siempre están presentes) y continuamos con rebanadas de pan integral tostado con aceite de oliva, tomate natural, aguacate, semillas de chía y pipas (de girasol o calabaza) acompañado con un café con leche vegetal de almendras o de avena (salvo el peque que toma un vaso de leche de vaca).

 

Los días que me apetece algo más dulce incorporo galletas de avena integral o magdalenas integrales.

 

La verdad es que disfrutamos mucho de este momento y ¡no lo cambiaría por nada!

 

ALBERTO BLÁZQUEZ (ABCOACH)

  1. Desde mi punto de vista no es la comida más importante, simplemente tiene la misma importancia que cualquier otra.

 

Es verdad que el cuerpo ha estado unas cuantas horas sin consumir ningún tipo de alimento y se “supone” que deberías comer para no encontrarte débil o tener un bajón de azúcar, etc.

 

Yo tengo la opinión de que eso son “saberes populares” pero no pasa nada si no desayunas, es más, dejar reposar al sistema digestivo y al cuerpo para la eliminación de toxinas y la restauración es saludable.

 

  1. Mi forma de desayunar depende mucho de cómo voy a desarrollar mi día.

 

Lo que sí hago por norma es tomarme un vaso de agua antes de nada para activar el sistema digestivo.

 

Hay días que sé que necesito estar muy concentrado y simplemente me tomo un té verde y a lo mejor como de manera más densa a las 10 o a las 11.

 

Otras veces si sé que he de hacer deporte a las pocas horas y puede ser que decida tomar un desayuno basado en frutas, dando un extra de carbohidratos para rendir mejor.

 

O por ejemplo, a veces tomo un café con leche de avena o de almendras, acompañado de algunos trocitos de chocolate negro (mínimo 85% con algunas almendritas o nueces).

 

Aunque también algunas veces directamente no desayuno porque estoy siguiendo desde el día anterior algún ayuno intermitente.

ANA DE LUNA (RESPIRA PILATES)

1. Le doy mucha importancia al desayuno pero no la considero más importante que el resto de las comidas.

 

En parte, esta creencia de ser la comida más importante del día es consecuencia de las grandes marcas, que han introducido sus productos para el desayuno como imprescindibles en nuestras dietas, cuando hasta, no hace muchos años, ni siquiera existían.

 

Sin embargo, hay estudios que demuestran un mayor riesgo de enfermedades del corazón en aquellas personas que habitualmente no desayunan. Por otro lado, también se ha demostrado que desayunos ricos en grasas no saludables aumentan los niveles de grasa en la sangre.

 

Independientemente de esto, tomar un buen desayuno incrementa los niveles de energía, despierta tu mente y te pone de mejor humor.

 

2. A nivel personal, considero muy importante tomarme mi tiempo por las mañanas. Lo primero que hago al levantarme es tomarme un vaso de agua, muchas veces con medio limón exprimido.

 

Como no suelo sentir hambre recién levantada, esto despierta mi apetito, además de hidratarme y ayudarme a activarme.

 

En mi desayuno evito productos azucarados, desde que dejé de tomarlos ya no siento el  bajón a media mañana que me dejaba KO.

 

Algunos desayunos que me sientan bien incluyen yogur con granola casera, avena cocinada con leche vegetal y le añado manzana cocida con canela, frutas, tostadas de pan de trigo sarraceno con jamón serrano, con atún o aguacate.

 

En este artículo escribí sobre cómo crear un ritual matutino para empezar el día con energía y buen humor. Incluye tres ideas clave: un desayuno saludable, practicar pilates u otro ejercicio que te haga sentir bien y desarrollar una mentalidad positiva.

 

 

ANA VIDAL (ANA VIDAL DIETISTA)

  1. Para mí el desayuno no es la comida más importante del día.  Es una ingesta alimentaría que tiene su importancia pero no la que más. Creo que la importancia de la ingesta alimentaria, se la debemos dar, en función de nuestro estilo de vida.

 

2. Aún así, yo sí suelo desayunar. Por ejemplo: Fruta fresca de temporada: kiwis, piña, ciruelas. Café recién molido,pan artesano. Unas veces moreno, otras con nueces y uvas pasas. Otras con aceite de oliva virgen extra o aguacate, etc.

 

RUBÉN CARBALLO (CONÓCETE VIAJANDO)

  1. Antes de nada, quiero señalar que no soy un experto en la materia, sino que hablo desde el conocimiento que tengo de analizar y preocuparme por ciertos hábitos saludables de mi día a día. 

 

Tengo que reconocer que mi boca me pierde, y que me gusta mucho la comida, pero intento hacerlo de forma variada y sana, sobre todo cuando se acercan las competiciones. 

 

He podido comprobar que si haces un buen desayuno que aporte los nutrientes necesarios a tu organismo, la gasolina que tienes a lo largo del día es mayor. Afrontas todas las tareas sin caer en esa sensación de agotamiento y desgana, que sí he vivido en otras temporadas donde descuidaba más mi desayuno. 

 

Creo que con ese ejemplo respondo tanto a si es o no la comida más importante y por qué lo es bajo mi punto de vista”.

 

  1. “No concibo la idea de NO desayunar. Es más, me parece casi “sagrado”. 

 

Este tema es muy amplio, y daría lugar a un artículo muy completo, pero seré breve.

 

Sí que quiero diferenciar que el desayuno puede variar un poco en cuanto a cantidad dependiendo de la actividad que vayas a realizar a lo largo del día. 

 

No es lo mismo el desayuno que tendría que hacer:

 

– una persona que tiene un día rutinario donde va a trabajar, hace las tareas en casa, practica algo de ejercicio.

– que el de una persona que no haga absolutamente nada de movimiento en todo el día. 

– que una persona que vaya a llevar a cabo un gran reto de superación deportiva, como una media maratón, una carrera de bicicleta o un triatlón.

 

Mi desayuno para un día normal donde voy al trabajo, hago otras tareas y algo de práctica deportiva sería el siguiente:

– Tostada de pan integral, con un poco de aceite, 3 rodajas de pavo y tomate.

– Zumo de naranja exprimida.

– Unos 30 minutos después, una pieza de fruta.

 

Y eso sí, el desayuno justo al levantarme de la cama para empezar el día con los nutrientes necesarios. Por algo se llama des-ayuno!! 😉

JOSE RUIZ (TU GIGANTE INTERIOR)

  1. Pienso que todas las comidas son importantes y hay que cuidarlas por igual, cada una cumple una función.

 

A nivel nutricional, pienso que el desayuno debe de ser una de las comidas más potentes del día, junto con el almuerzo, ya que te va a permitir tener energía desde primera hora de la mañana.

 

Recuerda que el alimento es el combustible del cuerpo, por lo que un buen desayuno nos va a ayudar a afrontar nuestro día con energía y vitalidad.

 

Además tiene la ventaja de que tienes el resto del día para ir consumiendo ese “combustible” que le has proporcionado.

 

  1. Para mí el desayuno es como un ritual, por eso siempre me levanto con suficiente antelación para dedicarle el merecido tiempo, ya que el hecho de hacer un buen desayuno, me ayuda a afrontar el día con más energía.

 

En mi desayuno, nunca faltan algunas piezas de fruta de temporada. Normalmente mezclo varias y me hago batidos o zumos (así me lo tomo más fácil y no me da tanta pereza como comerme la fruta por separada).

 

Después de esto, suelo usar dos variantes, según lo que se me apetezca ese día:

  1. Cuenco con cereales y leche (leche vegetal), la lactosa no es muy amiga de mi digestión 🙂
  2. Té/infusión con tostadas (aquí cada uno que ponga a trabajar su imaginación o su paladar, a mí con aceite y tomate me gusta mucho y es muy saludable).

 

ANTONIO PÉREZ DEL RÍO (LA ÚLTIMA DIETA)

  1. Para mí no tiene por qué ser la comida más importante del día. Habrá personas que si lo consideren y personas que no lo consideren. Creo que todo depende de la persona.

 

Si a ti te funciona desayunar como un rey pues adelante, y si a mí me funciona no desayunar pues está bien también.

 

Lo importante es que la ingesta total diaria sea de calidad y acorde a tu actividad física diaria.

 

Además recomiendo la última ingesta no sea a última hora. Por ello aconsejo que ésta se realice al menos dos horas antes de irse a la cama y que no sea una comida pesada, sino algo suavecito.

 

Hay personas que el hecho de no desayunar implica malcomer a media mañana o a mediodía. En ese caso sí que insistiría en desayunar. En caso contrario aconsejaría hacer lo que mejor funcione para cada uno.

 

  1. Pues personalmente no tengo una rutina definida. Hay días que desayuno y hay otros días que no desayuno.

 

Por ejemplo, si voy a hacer deporte por la mañana me gusta desayunar después. Si la noche anterior me he pasado un poco y a la mañana siguiente aún estoy algo pesado pues tampoco desayuno.

 

Si por el contrario me he levantado temprano y la noche anterior respeté las dos horas antes de irme a
dormir pues sí desayuno.

 

Es decir que todo depende.

 

Mi desayuno ideal sería un café solo con un pitufo bien de jamón serrano, atún o tortilla francesa acompañado de tomate.

 

Hay algunos días que me gusta introducir algo más. En ese caso siempre opto por una fruta del tiempo.

CARLOS Y ROCÍO (SALUD MINIMALISTA)

  1. Esta pregunta es un poco polémica pero muy buena para liberarnos de las ataduras.

 

Llevamos algunos años dentro de la era digital donde todo conocimiento puede ser expresado y compartido con miles de personas.

 

Por lo tanto es de gran responsabilidad para nosotros dar una buena información, y sobre todo si se trata de salud.

 

Cuando utilizamos la palabra desayuno normalmente hacemos referencia a la primer comida de la mañana, la cual fue inventada por la clase social alta, para diferenciarse de la baja que solo hacía dos comidas al día, y muchos años después fue utilizada por las grandes marcas como kellogg’s, bimbo, las cuales financiaron casualmente estudios que recomiendan el desayuno.

 

Dicho esto es muy importante saber que la primer comida que hagas después de ayunar (por ejemplo cuando vienes de dormir) SI es la más importante, ya que serán los primeros alimentos que ingieras y cuando el cuerpo este más receptivo absorber nutrientes.

 

Pero esto no significa que desayunar sea obligatorio, porque muchas veces creemos que es lo que nos va a dar energía, y esto no es así. Es muy importante que nuestras células se limpien y para ello necesitamos un mínimo de 12 horas de ayuno.

 

Como saber cuándo nuestro cuerpo se está limpiando, cuando comienzan los dolores de estómago y cabeza, esto no es malo es una buena señal. Pero si comemos la interrumpimos.

 

Por esto lo más importante es comer cuando tenemos hambre, y que lo primero que ingieras sea de máxima calidad y súper natural. Aquí dejo un artículo con mucha información de ayuno intermitente.

 

  1. En nuestro caso luego de muchos años de estudio, de probar y de trabajar con nosotros mismo hemos logrado un equilibrio, no fácil de encontrar.

 

Nuestra técnica es la intuición.

 

Explicándolo de una forma general, comemos lo que queremos cuando queremos, y estamos seguros que pensaras que estamos locos, o dirás que bueno a mí se me antojaría chocolate a todas horas jeje, pero no funciona así.

 

Este tipo de alimentación está indicada para personas que ya tienen conocimiento de macronutrientes y micronutrientes, para personas que están muy conectadas con su cuerpo y espíritu de forma armónica, y de esta forma tu cuerpo habla a través de ti, sintiendo.

 

Entonces va actuar por los sentidos, la estación del año, y va a ser que solo le des lo que necesita. Un ejemplo biológico que a todos nos pasa es que en invierno, el cuerpo nos pide tomar cosas calientes, pero cuando insistimos con las dietas, le damos una ensalada fría que probablemente podrá ayudarte a bajar de peso, pero también podrá generarte trastorno funcional.

 

Pero para llegar a esto hay muchos pasos a seguir, empieza por eliminar los malos hábitos, estos son los que nos distraen de estar conectados con nuestro cuerpo.

PABLO APE (REINVENCIÓN WEB)

  1. Creo que todas las comidas son importantes, pero no creo que el desayuno sea más que otras.

 

De hecho creo que muchas veces es mejor no desayunar para dejar al cuerpo expulsar las toxinas que pudimos haber ingerido la noche anterior, o para simplemente darle un respiro si así lo sentimos.

 

Tuve la oportunidad de hacer un curso con Ana Moreno sobre alimentación consciente y cómo seguir una dieta vegana (sí, no como carne) y he aprendido que es muy importante escuchar los mensajes del cuerpo.

 

A mí por ejemplo me quita mucha energía si como abundante por la mañana, me siento pesado, con sueño y con muy pocas ganas de encarar el día a tope.

 

Me parece que está bien seguir una dieta, pero me parece más importante conocernos para detectar que es lo que mejor va para cada uno.

 

  1. Como comentaba anteriormente, mi nivel de energía se ve muy afectado si arranco el día ingiriendo comida de más.

 

No tengo una rutina fija de horarios, sí necesito dormir como mínimo 8 horas (muchas veces no lo cumplo pero no es lo ideal).

 

Primero me doy una ducha (para no ser un zombie), con lo que entre que abro los ojos y llega el momento de la preparación del desayuno, suele pasar entre 30 y 45 minutos.

 

En general desayuno con una infusión caliente pudiendo ser té o café verde, más 3 o 4 galletas de arroz yamaní con una gota de aceite de oliva orgánico.

 

También suelo reemplazar el aceite con alguna pasta que puede ser de sésamo integral, de coco, humus vegetal o directamente frutas.

 

La preparación no me lleva más de 15 minutos.

 

Estar liviano y lleno de energía por la mañana es fundamental para rendir como quiero.

MARI CARMEN GRISOLÍA (MI NUEVA DIETA)

  1. Es un gran mito que va de la mano con el de “comer 5 veces al día acelera el metabolismo” o que lo recomendable es “comer de todo con moderación”.

 

En realidad, no hay ninguna comida en el día que sea más importante que otra. Nuestro cuerpo es muy bueno gestionando los nutrientes que tiene, y durante la noche habrá hecho el balance de lo que hay disponible y estará más que preparado para arrancar el día siguiente sin problemas.

 

Independientemente de la hora, cada comida que hacemos es una oportunidad que tenemos para darle a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita, disfrutando de la experiencia al mismo tiempo, claro está.

 

¡Y justo en ese aspecto del disfrute, el desayuno es mi comida preferida del día! Es el momento en que me siento más fresca, con más ánimos, con muchas ganas de comenzar bien el día, antes de arrancar el trabajo y el trajín de la rutina, y es un momento de compartir con mi esposo y mis niñas.

 

  1. Sí, en casa desayunamos a diario. Somos de desayuno salado y abundante, porque en Venezuela (nuestro país de origen) es así.

 

Tengo un cierto número de desayunos que suelo repetir. Va como por temporadas, pero el que siempre está presente es mi desayuno preferido: huevos con verduras. Sofrío algunas verduras picaditas en un poquito de aceite de coco o de oliva, y luego agrego los huevos, sal, y revuelvo. Ese es un fijo.

 

Y luego a veces comemos avena cocida en leche, con fruta y frutos secos, o también panquecas de avena (tengo varias recetas con verduras “escondidas”), o crepes de trigo sarraceno con huevo, espinacas, jamón y queso.

 

Las panquecas suelen ser para el fin de semana porque me lleva un poquito más de tiempo hacerlas, pero normalmente me tardo 15 minutos preparando el desayuno, café incluido.

JOSE JAVIER TENDERO PENALBA (Penalba8 Entrenadores Personales)

  1. Según la Ciencia, el desayuno no es la comida más importante del día. No hay ningún estudio o revisión que recoja esta afirmación. Por lo tanto, no lo es. 

 

Sin embargo, la ciencia sÍ que parece indicarnos que hay una cierta relación en que las personas que no desayunan o por lo menos, no le dan importancia a esta comida del día; tienen más posibilidades de desarrollar peores hábitos, que las personas que sÍ que lo hacen; desde comer peor, como de ser más sedentarias, descansar incluso peor…

 

Entonces, bajo mi punto de vista, sólo por no desafiar a la ciencia, creo que hay que desayunar; pero también, en consonancia con las afirmaciones científicas, no puedo decir que sea la comida mas importante del día, para todos.

 

  1. Para mi persona, SI que lo es, porque mi nivel de actividad cuando más elevado es, es a primera hora del día, ya que entreno a las 05:00 de la mañana.

 

Empleo el desayuno sobretodo, como post- entrenamiento y básicamente es:

– Tortilla de claras con huevo, y atún.

– 3 piezas de fruta de temporada.

– 1 vaso cafetero lleno de frutos secos naturales o tostados.

– 1 café sólo.

– 1 infusión que normalmente suele ser de cola de caballo.

 

SANDRA CUELLO (SENDERO ALTERNATIVO)

  1. Creo que el desayuno es una comida muy importante, pero en mi caso no es la más importante del día. Cuando me levanto no tengo nada de hambre y hasta que no activo un poco mi cuerpo no como algo más consistente.

 

En el caso de que vaya a realizar ejercicio físico más intenso a primera hora de la mañana o tenga alguna competición, la cosa cambia, e intento desayunar más cantidad y variedad. Pero sigue sin ser la comida más importante del día.

 

  1. Nada más levantarme normalmente tomo un café con leche de arroz y una tostada con aceite, sal y queso. Me gusta tomármelo con la calma y de manera relajada, por lo que me intento levantar con tiempo.

 

Después de pasear a mi perra y de hacer faena, a media mañana como fruta y algo más consistente.

 

Si toca entrenamiento más intenso o competición, intento incluir en el desayuno zumo, fruta y cereales. Y todavía necesito levantarme con más tiempo para poder asimilarlo y realizar la digestión correctamente.

SONIA FERNÁNDEZ BECERRA 

1. Pienso que todas las comidas son importantes, ninguna más que otra. Lo realmente sano es comer equilibrado y cuando el cuerpo lo pide, que es muy sabio.

 

Siempre se ha dicho desayuna como un rey, come como un príncipe  y cena como un mendigo, pero hace poco descubrí que daba igual cenar carbohidratos por la noche, ya que durante ésta la oxidación de carbohidratos no es muy diferente a la que hay durante el día, por ello no tiene sentido pensar que cenar más por la noche te engorda.

 

Ahora sí, hay tipos y tipo de carbohidratos, lo recomendable es comerlos de calidad.  Además, cenar bien por la noche, hace que por la mañana cuando te levantes te sientas saciado.

 

2. En mi caso, no suelo desayunar casi nunca. Me levanto con la hora justa para ir a trabajar, y lo que menos me apetece es desayunar, ¡por las mañanas nunca tengo hambre!

 

Y bueno teniendo en cuenta que ceno bien, ahora lo entiendo más. Según va pasando la mañana a las 2 o 3 horas almuerzo un zumo normalmente de naranja y un sándwich si me da tiempo, si no, espero a la hora de la comida.

 

En ocasiones en las que para ir a trabajar tardaba 45 minutos o 1 hora en llegar en transporte público, me llevaba un plátano, el zumo y a veces añadía el sándwich ¡me encanta! Luego a media mañana comía un poco de fruta y algunas crackers o tortitas de arroz.

 

 

 

GUILLE MORONI (MUJERES EN LA NUBE)

  1. Personalmente considero importante darle la prioridad a la primera comida del día, tal como puede ser el almuerzo o la cena.

 

Las veces que no desayuno siento que “me falta algo” y no experimento las mismas energías al iniciar la jornada.

 

También influye la calidad de alimentos que elija.

 

Es decir, si desayuno algo “no tan saludable”, como ser algo con mucho azúcar quizás me levanta la energía inicial pero luego me genera más deseo por “lo dulce”.

 

En cambio, cuando me alimento sin incluir harinas, tengo menos ansiedad y experimento que el vigor es más estable a lo largo del día.

 

2. Soy de tomarme el tiempo para desayunar. Trato de no saltarme ese momento, aún si tengo que hacerlo en 5 minutos pero en general no tardo más de 15 minutos.

 

Por años mi desayuno habitual ha sido el café con leche con dos rodajas de pan de salvado con queso untable descremado (a veces con mermelada o miel), pero desde el año pasado he incorporado otras variantes:

  • té con leche con galletas de arroz y fruta,  
  • infusión con frutos secos (nueces, castañas de cajú, almendras, pasas de uvas, entre otros),
  • yogur con cereales sin azúcar.

 

Por otra parte, a media mañana suelo hacer una colocación consistente en una fruta y tomar un par de mates (infusión típica de Argentina).

 

Como conclusión me gustaría remarcar que el desayuno es importante si tú quieres que así sea. 

 

Si a primera hora de la mañana no tienes hambre, no pasa nada. Si vas a desayunar los típicos cereales o galletas cargadas de azúcares, aceites refinados, etc., mejor no desayunes. 

 

Si por el contrario te gusta desayunar, opta por alimentos beneficiosos para tu salud, disfruta del momento e improvisa en la cocina! 

 

Eso sí, si la ciencia afirma que las personas que no desayunan desarrollan malos hábitos con más facilidad… Te dejo el poder de reflexionar acerca de ello. 

 

Te espero en los comentarios. 

1
×
Hola!

¿En qué puedo ayudarte?