¿Sabías que un estudio de la Universidad de Barcelona ha concluido que España está bastante por debajo de la media en cuanto a la práctica de ejercicio físico?

 

Parece ser que los países nórdicos son los que más deporte practican, mientras que Italia, Portugal, Grecia, Rumanía y Hungría se sitúan cerca de España (http://www.elperiodico.com/es/sociedad/20170312/la-practica-deporte-espana-por-debajo-media-europea-5892102).

 

Uno de los factores que más relación tiene con la hipertensión, la hiperglucemia, accidentes cerebro-vasculares, la depresión y la obesidad es precisamente llevar una vida sedentaria. Preocupante entonces, ¿no?

 

Bien, pues… en España un 23% afirma que no se mueve NADA, ni siquiera salir regularmente a caminar… Esto es especialmente alarmante porque se ha contagiado a las generaciones más jóvenes. Uno de cada tres padres reconoce que sus hijos (de edades entre 10 y 18 años) no practican suficiente deporte.

 

Un nuevo estudio realizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte entre la población española, muestra el gran salto que hay en la probabilidad de padecer esas enfermedades que te he comentado antes.

Mira si es alarmante que la probabilidad de padecer hipertensión en edades comprendidas entre los 55 a los 64 años ha pasado del 17% al 31% dependiendo de si se realiza o no algún tipo de deporte.

 

Otro dato que quiero comentarte de este estudio es que se mostró que los grupos que menos deporte practicaban éramos las mujeres y las personas con menos nivel de educación.

 

Y una de las conclusiones que más me llamó la atención fue la siguiente: la inactividad física puede convertirse en un riesgo mayor para la salud pública que el tabaquismo. ¡¡¡¡¡¡¿En qué momento ha ocurrido esto?!!!!!

 

Cuando hablamos de ejercicio físico tendemos a pensar en actividades que suponen un gran esfuerzo, actividades que movilicen nuestro cuerpo y nos permitan quemar calorías.

 

Esto es un claro ejemplo de que los gimnasios se llenen precisamente después de las fiestas navideñas. ¿Te ha pasado alguna vez que has empezado súper motivada en el gimnasio y has acabado dejándolo porque no has visto resultados inmediatos? Así somos.

 

El ser humano necesita recompensas para fortalecer hábitos y que los esfuerzos que éstos nos suponen “merezcan la pena”.

 

Pero… ahora te pregunto ¿has hecho el deporte que recomiendan para perder peso o has practicado un deporte que realmente te apetece hacer y has disfrutado ese momento? Porque la cosa cambia, amiga…

 

Se ha demostrado que la combinación de ejercicios de fuerza junto con el cardio, dan buenos resultados a la hora de quemar grasa.

 

Pero muchas veces, queremos pasar de 0 a 100 y pretender levantar pesas de 20 kg cuando no estamos preparadas para ello. Es cierto que nuestro cuerpo (por propia genética) no está hecho para el sedentarismo, pero… hay un punto medio, ¿no?

 

Yo he sido siempre una persona a la que el deporte le “ha hecho falta”. Para mí es una vía de escape, una manera de liberar tensión y olvidarme de los problemas. Desde pequeña que jugaba a volleyball, pasando por muchos años bailando, hasta que le cogí el gustillo a la natación y a improvisar un gimnasio en casa para poder hacer rutinas adecuadas a mis condiciones, al yoga… 

 

El cuerpo es sabio, y enseguida se acostumbra a aquello que le damos, por eso los especialistas recomiendan ir cambiando, porque solo así el organismo “tiene que estar alerta” y consumimos más energía.

 

Piensa una cosa, ¿cuántas personas trabajan sentados en una oficina de cara a un ordenador durante 8 horas de su día, luego cogen el coche para ir a un gimnasio y se acaban sentando en máquinas para pedalear? ¿Eres una de ellas?

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda en adultos de edades entre 18-64 años realizar al menos 150 minutos semanales de ejercicio aeróbico moderado o 75 minutos a intensidad elevada.

 

Además de realizar actividad física como caminar, coger la bici, limpiar en casa, jugar… Yo os recomiendo que aumentéis un poquito ese tiempo, ya que 150 minutos a equivalen a 2.5 horas a la semana…

 

Todo va a depender de vuestro rendimiento pero si aumentamos un poco ese tiempo, nuestra condición física será mejor y como consecuencia, los beneficios que obtengamos serán mayores también!

 

Uno de los motivos que más escucho por los que muchas mujeres no hacen ejercicio físico son dos.

 

El primero: “no tengo tiempo”. El segundo: “me parece aburrido hacer deporte”. Permíteme decir que el día tiene 24 horas y una semana tiene 168.

 

¿No tienes un rato para dedicarte a ti y a tu salud como para hacer deporte? Al final es cuestión de prioridades… y ya no hablo de hacer deporte para lucir un buen físico. A todas nos gusta vernos bien pero ese no es el tema.

 

El tema es que se ha demostrado como bien te he explicado más arriba, que no movernos es muy perjudicial para nuestra salud.

 

Por ello creo que lo importante es que dejes de martirizarte pensando que como no haces el deporte que se supone que se debe hacer para perder peso y conseguir estar saludable, directamente no hagas deporte porque te frustras.

 

Es mucho más sencillo que eso, piensa por un rato qué deporte te gustaba practicar de pequeña o qué deporte nuevo te atrae para empezar a probar. Yo nunca había probado yoga y una vez lo probé me enamoré profundamente.

 

Lo más importante es que te sientas bien haciendo el deporte que hagas, que consigas fluir y te lo pases pipa. De esa manera querrás repetir. Dedícate ese tiempo a ti.

 

Eso sí, pensar que la salud está en hacer deporte y luego compensar ese gasto de energía con comida basura es un error bastante frecuente… Siento decirte que el deporte es MUY importante, pero si no llevas una dieta equilibrada es imposible que veas resultados…

 

¿Cuánta gente se mata en el gimnasio horas y horas y al cabo del tiempo se ve igual porque no lleva una dieta adecuada? Probablemente más de las que te imagines… El caso es que tenemos una falta de información alimentaria bastante grande.

 

Pero tranquila, ni tú ni yo tenemos la culpa de eso… simplemente nos hemos acostumbrado a comer de una manera que la sociedad marca y es raro plantearse otra manera de comer. Ahora parece haber un “despertar” de la gente, en el que nos planteamos aprender a comer y tener una buena relación con los alimentos. Yo te animo a que te sumes, pero no te creas todo lo que lees.

 

Sé crítica y dedícate a investigar qué tipo de alimentación va acorde contigo (al igual que el deporte). Al final es la suma de todo… todo esfuerzo tiene su recompensa, al principio cuesta cambiar de mentalidad pero a largo plazo merece muchísimo la pena!

 

Déjame conocer qué deporte practicas, si te viene bien, cuándo sueles practicarlo… Me encantaría saberlo! Preséntate aquí en los comentarios y comparte conmigo tu experiencia! Me gustaría mucho conocerte.

1
×
Hola!

¿En qué puedo ayudarte?