Candelacares

comer sano en navidad - candelacares

Las 10 reglas de oro para no pasarte en Navidad

Está comprobado que en navidad engordamos, eso es así. De hecho, de media se suelen coger de 2 a 4 kilos…

Las comidas hipercalóricas, el movernos menos, los turrones… Y la falta de control suelen ser aspectos relacionados.

No hay un solo factor, sino que todo influye y todo cuenta.

En estos días la fuerza de voluntad se pone a prueba más que nunca. El caso es que es difícil decir que no cuando tenemos delante de nosotros tantas opciones de comida. Lo que hace que comamos por encima de lo que nuestro cuerpo necesita, y almacena este exceso en forma de grasa.

Por el contrario, cuando las fiestas terminan y llega enero aparece la época de los nuevos propósitos, y uno de los más famosos es cuidar la alimentación (y apuntarse al gimnasio).

Pero lo importante realmente aquí es ser conscientes de que igual algo no estamos haciendo bien, ser autocriticos y analizar el por qué de nuestras decisiones y acciones. En navidad no solemos comer por necesidad, sino porque vemos un montón de comida apetitosa y no sabemos decir que no.

En vez de pensar: “ya haré ejercicio y dieta estricta para perder lo que he ganado estas navidades” lo ideal es adoptar una actitud realista ante las navidades y hacer que no se nos vaya de las manos, disfrutando sin pasarse.

Por eso hoy quiero dejarte unos consejos de cara a estas fechas, las 10 reglas para no pasarte estas fiestas.

1. Mantén tus rutinas de ejercicio físico.

Estos días suelen ser más sedentarios. Pero si de normal realizas un tipo de ejercicio (como por ejemplo ir al gimnasio) no dejes de hacerlo porque es navidad. De hecho con más motivos, mantente activa.

Si por el contrario no tienes costumbre  de hacer ejercicio físico, camina, sal a pasear después de las comidas por ejemplo. De esta manera podrás “compensar” un poco los excesos y evitar que todas las calorías que ingieras se almacenen en tu cuerpo.

Recuerda que lo importante perder peso (o no engordar en estas fechas) se basa en una fórmula muy sencilla: Las calorías que salen tienen que ser más que las que entran. 

2. Prioriza los platos llenos de verduras

Las verduras son alimentos muy beneficiosos. En general son interesantes nutricionalmente por su aporte de vitaminas, minerales, agua, fibra… Y su bajo aporte de calorías.

Podemos usarlas como guarnición y cocinándolas de diferentes formas para no aburrirnos, y también priorizarlas como primer plato.

Si comemos al principio un buen plato de ensalada nos saciaremos más y evitaremos así hincharnos con otros alimentos más calóricos.

3. Que no te sepa mal dejarte algo en el plato

En general es un error muy común porque se confunde con ser educado (mi abuela me lo decía cuando era pequeña y me invitaban a comer a casa de una amiga). El caso es que comer por obligación es un fallo, y no le hacemos ningún favor a nuestro cuerpo.

Comer tiene que tener un objetivo (nutrirnos, darle energía a nuestro cuerpo, saciar…). Pero un acto social no debería ser motivo para comer sin control.

Así que come lo justo y necesario.

Además de preocuparnos por no coger algún kilo extra en navidad por el exceso de comida, debemos pensar que para nuestro aparato digestivo tampoco es nada bueno… Pueden aparecer síntomas como pesadez, ardor, hinchazón abdominal…

Y una digestión pesada provoca también síntomas como letargo, lentitud, somnolencia…

4. Tampoco es cuestión de obsesionarse y no comer ni un trozo de turrón

La comida va a abundar en las mesas familiares. Nos gusta celebrar comiendo. Y en ocasiones podemos sentirnos culpables, pero tampoco se trata de eso.

Hay un punto medio que deberíamos encontrar, en el que podamos comer con tranquilidad, sabiendo elegir, disfrutando de las navidades como algo más que “comer como si no hubiera un mañana”, priorizando alimentos beneficiosos.

Así cuando te apetezca comerte un trozo de turrón, comételo sin sentirte mal, disfrútalo!

Un truco que funciona bastante bien es cortar el trozo de turrón que te vayas a comer y servírtelo en el plato, en vez de sacar todos los turrones en una bandeja e ir cogiendo 

5. No te saltes comidas

Llegar con ansiedad y hambre es lo peor que podemos hacer. Ve a las comidas con el hambre que tendrías de normal, ni más ni menos.

Intenta seguir una rutina normal, desayunando bien, con alimentos que te mantengan saciada. Haz snacks saludables y que nunca falten las frutas, yogures, frutos secos…

A veces para compensar, intentamos comer poco antes y esto lo único que hace es aumentar nuestro apetito y ansiedad. Por lo que será más probable que devoremos la comida más calórica.

6. No centres toda tu atención en la comida

La navidad es más que eso, aprovecha para conversar con familiares y disfrutar todos juntos. No hagas de la comida la mayor protagonista.

Muchas veces vamos picando mientras hablamos y cuando nos sentamos a comer o cenar ya nos sentimos medio llenos. Intenta evitar estos momentos.

Te aconsejo que te sirvas en el plato lo que vas a comer, así tendrás un control sobre lo que decides ingerir, evitando así el momento de comer descontroladamente de todo lo que hay en la mesa.

7. Mantente hidratada

Bebe mucha agua, infusiones, caldos por las noches…

Muchas veces confundimos hambre con sed y esto hace que comamos más de lo necesario. Llevar siempre a mano una botella de agua puede sacarte de algún apuro.

Ojo con el alcohol. Contiene muchas calorías vacías (no aportan ningún nutriente y ningún beneficio a nuestro cuerpo).

Además somos expertos en hacer mezclas raras, y esto al final el cuerpo lo nota.

Intenta siempre beber agua (incluso mejor antes de comer). Y reserva el champán o una copita de vino para momentos puntuales.

8. Come despacio

Mastica bien los alimentos, así darás tiempo a que el cerebro mande señales al estómago para avisarle de que está saciado. Si comes muy rápido ingerirás más alimento del que necesitas para saciarte en realidad.

Ten en cuenta que el cerebro tarda aproximadamente 20 minutos en mandar esta señal al estómago.

Además, saborea las comidas de estos días. Aprovecha y disfruta porque son comidas que durante el resto de año no haces. No corras!

9. El resto de comidas hazlas ligeras

Realmente los días que comemos más son contados. El resto de días come de manera equilibrada, elige alimentos que te sacien y sean saludables.

Elige técnicas de cocina sencillas (al horno, al vapor, a la plancha…). Y las comidas que hagas los días más fuertes serán excepciones.

Guarda los turrones. Es común dejarlos cortados y a la vista, de esta manera es más probable que vayamos picoteando. Mejor deja cerca fruta y otras opciones más saludables.

10. Escucha a tu cuerpo

No necesitas atiborrarte, disfruta los días navideños comiendo aquellos platos que te gustan y que de normal no comes. Cuando te sientas saciada para de comer, no es necesario sobrepasarse, llegando a comer sin hambre.

Como ves, estos truquitos no tienen ningún misterio. Solo que a veces no somos conscientes de ellos y dejamos que finalmente la comida sea la gran protagonista de las fiestas.

Ponlos en práctica y cuéntame cómo te ha ido!

Seguro que acabas disfrutando de una manera diferente y sintiéndote bien contigo misma.

Te espero en los comentarios 🙂

Me cansé de hacer mil dietas que no me funcionaban y probé a cuidar mi alimentación aprendiendo a comer de manera equilibrada. Ahora ayudo a mujeres a cambiar sus cuerpos y su relación con la comida mediante el cambio de hábitos. Puedes seguirme en mi Blog, en Facebook o en Instagram.

Add Comment

1
×
Hola!

¿En qué puedo ayudarte?